.

5 Experiencias de paternidad con profesionales sanitarios y no sanitarios

5 Experiencias de paternidad con profesionales sanitarios y no sanitarios

5 Esperiencias de Paternidades con profesionales sanitarios y no sanitarios

La paternidad una gran desconocida en muchas ocasiones para los profesionales que nos atienden.

La paternidad, es en ocasiones una postura difícil, incomprendida e incluso infravalorada…

A veces los papás son los grandes olvidados dentro de la paternidad, ya que se da por hecho que tienen un rol asignado, que son fuertes, que tienen unas “obligaciones” y deben cumplir con todo ello de acuerdo a unas expectativas a veces muy altas e incluso inalcanzables en un primer momento.

El papel del padre como proveedor de cuidados y como figura de referencia es más compleja y a veces no se les aporta la información y el acompañamiento que necesitan para poder desempeñar su función desde la consciencia y el empoderamiento que como padres les ayuda a comprender y desarrollar mejor su función y a poder disfrutar de su paternidad con información y recursos para ello.

Sin duda los padres juegan un papel muy importante dentro la paternidad, la crianza y en el acompañamiento de sus hijos a lo largo de su vida.

Los padres quieren acompañar y necesitan también tener su lugar, sentirse respaldados y entendidos por los profesionales que los atienden.

Los padres tienen dudas, inseguridades, miedos… que también necesitan exteriorizar sacando fuera sus emociones y lo que encuentran no siempre es empatía y apoyo.

Hoy hablan los padres, concretamente tengo el placer de contar hoy con la colaboración de 5 hombres, padres y emprendedores que nos cuentan sus propias experiencias en cuanto a la vivencia de su paternidad y los profesionales sanitarios y no sanitarios que las atendieron.

5 Padres nos cuentan sin pelos en la lengua qué fue lo que sintieron, lo que echaron de menos y además nos regalan a través de su propia vivencia y experiencia sus consejos, palabras llenas de sabiduría que te pueden ayudar en tu paternidad:

Ellos son:

5 Experiencias de paternidad con profesionales sanitarios y no sanitarios

 

Vamos a conocerlos uno a uno, a descubrir sus experiencias y sus consejos llenos de sabiduría, comenzamos con:

 

5 Experiencias de paternidad con profesionales sanitarios y no sanitarios

Mi nombre es Erico Mävers. Actualmente tengo 47 años, soy docente, actor y director de un centro cultural.

Diariamente me dedico a trabajar con niños, adolescentes y adultos dando clases de teatro.

Fundamentalmente con los niños y adolescentes, las clases de teatro permiten abordar cuestiones sobre la emocionalidad, sensibilidad y experiencias sociales que sirven para mejorar la autoestima, la empatía, la expresión de sentimientos, la relación con los demás, etc.

 Me encuentras en Facebook:  Virtual Escuela de Artes – Elche

 

1- ¿Cuál o cuáles han sido los profesionales sanitarios o no sanitarios que más seguridad, confianza y apoyo te han brindado a lo largo de tu paternidad? Puedes añadir también porque o como te han ayudado

Apenas escucho esta pregunta debo esforzarme para hacer memoria, cosa que de alguna manera va manifestando una realidad, más aún siendo el padre de dos niñas y un niño.

Desde luego la familia y las amistades, con sus particulares vivencias de paternidad, son quienes más han aportado apoyo y consejos, pero fuera de este ámbito, podría decir que ha sido la información acumulada a partir de alguna visita médica puntual, informes de revistas y demás lecturas sobre el tema hechos a para satisfacer mi curiosidad y/o necesidad.

 

2- ¿Y los qué menos te han ayudado o menos apoyo te han ofrecido durante ese mismo tiempo? Puedes añadir también el porque no te han ayudado

Considero que el apoyo normalmente va dirigido a cubrir los miedos, dudas y necesidades de la “maternidad” y de ahí los padres deducimos lo que nos toca vivir como “compañeros”, sobre todo en los primeros años. Quizás sí, a partir de que un hijo/a tiene más de 4 o 5 años, los consejos y ayudas suelen dirigirse a ambos padres.

Es difícil generalizar, cuando se necesita ayuda médica referida a la salud de los hijos uno cuenta con el “apoyo sanitario” y sus consejos, pero a la vez es los mismos integrantes del sistema médico de quienes menos apoyo he tenido y sentido muchas veces.

Como anécdota podría contar una vivencia:

Mi esposa y yo vivimos juntos el proceso previo al nacimiento; desde la primera ecografía, controles, contracciones, etc, etc., hasta los partos naturales, aunque muy diferentes de mis dos hijas mayores (uno en Argentina y otro aquí en Elche)

En cambio, con mi tercer hijo fue todo realizado “en pareja” hasta que llegamos al hospital el día el parto (natural) pero una vez allí me sentí apartado y casi humillado por sanitarias que me echaron de la habitación cuando acompañaba a mi esposa que estaba con contracciones.

Jóvenes que seguramente no tenían experiencia como madres, además de tratar muy fríamente a mi esposa y darle consejos “muy personales o de libro” sobre cómo actuar, sin tener en cuenta que para ella era el tercero, dijeron que mi presencia molestaba y ponía nerviosa a la madre. No era por una razón médica, sino por el deseo personal de las sanitarios que estaban allí que debí irme a pesar que mi esposa tomándome de la mano prefería que me quedara. Me obligaron a irme diciendo que me avisarían cuando la llevaran a la sala de partos. Me avisaron tarde y entrá a la sala cuando ya había salido el bebé, quedándonos mi esposa y yo con las ganas de estar y vivir juntos ese momento.

 

3- ¿Qué consejos o recomendaciones darías a otros padres que puedan experimentar lo mismo que tú?

Acompañen lo más posible a sus mujeres desde el primer día, además de apoyarlas a ellas crearán un vínculo con el bebé desde antes de nacer.

Con los datos que tengan en cada caso o situación, intenten hacerlo lo mejor posible y no se culpabilicen si las cosas no son perfectas.

No dejen que el miedo domine sus acciones.

Escuchen siempre a sus hijos (lo que no significa hacer siempre lo que piden).

Díganle sin temor lo que sienten y cuanto los quieren.

 

 

 

5 Experiencias de paternidad con profesionales sanitarios y no sanitarios

Mi nombre es Javier Sastre Robledo, me formé en la Universidad como Ingeriero industrial, pero con una vocación muy diferente, de la cual fui tomando consciencia con mi propio crecimiento personal y su reciente parternidad.

Todo ello me ha llevado a descubrir que mi verdadera vocación son los niños y mi objetivo principal es: intentar conseguir que los niños crezcan siendo fieles a sí mismos.

Me ecuentras en: www.papadedia.com

Facebook: Quiero ser papá de día y de noche

 

1- ¿Cuál o cuáles han sido los profesionales sanitarios o no sanitarios que más seguridad, confianza y apoyo te han brindado a lo largo de tu paternidad? 

La verdad es que me hubiera gustado decir que muchos profesionales sanitarios (ginecólog@s, enfermer@s, pediatras, matronas,…) me han ayudado y tomado un papel decisivo en ayudarme en mi paternidad. Pero la realidad es bien distinta. No recuerdo con cariño ni a una sola persona desde el seguimiento del embarazo hasta hoy día. Ni las ginecólogas del hospital de Móstoles donde dio a luz Teresa, ni las matronas y ginecólogas que atendieron el parto, ni las pediatras de la niña…Todo lo que hemos decidido sobre la crianza y cuidados de la nena ha sido por informarnos por nosotros mismos porque incluso los consejos que se nos daban desde las personas mencionadas al ser contrastados cuanto menos eran de dudosa veracidad.

No quiero que este mensaje se quede sólo en una crítica por que ellos han hecho su trabajo lo mejor que han sabido, podido o querido y otra cosa son mis necesidades como padre en un momento determinado. Ellos no están aquí para satisfacer mis necesidades y si para hacer su trabajo, por tanto la crítica la dejaría en un anhelo de que el sistema debe de tender a una sensibilización emocional del personal que trata a las familias que están recibiendo nuevos miembros. Si esta sensibilización se acompaña de formación y actualización en los aspectos relacionados con el embarazo, el parto, las necesidades de nuestros bebés…todo poco a poco irá a mejor.

No quisiera terminar esta respuesta sin mencionar una persona qué sí guardo de ella un especial cariño. No la he mencionado antes porque inicié la valoración de los profesionales a partir del seguimiento del embarazo, y esta persona estuvo presente hasta la consecución del mismo, puesto que fue el ginecólogo que nos asistió mediante fecundación in vitro. También hizo su trabajo y su sensibilidad emocional era la que era, pero nos trató con cariño, respeto y amor. En las exploraciones a Teresa se notaba ese cariño, ya que ella tiene unas exploraciones difíciles y con él nunca tuvo ninguna molestia. Puede parecer paradójico que la única persona que recuerde sea antes de embarazar pero así es. Supongo que es “mala suerte”, ya que el sistema al final también está formado por personas con mayor sensibilidad.

 

2- ¿Y los qué menos te han ayudado o menos apoyo te han ofrecido durante ese mismo tiempo? 

Creo que mi respuesta anterior responde también a esta.

 

3- ¿Qué consejos o recomendaciones darías a otros padres que puedan experimentar lo mismo que tu?

Pues me gustaría poder decirles que estén tranquilos, que están en muy buenas manos, pero por mi experiencia no podré decirles eso y en su lugar les diré que se preparen, que lean, se informen y aprendan sobre gestación, partos, necesidades de un bebé, no solo de cuidados, sino necesidades emocionales, lactancia, porteo, colecho y un largo etcétera de aspectos que les potenciaran como padres de manera que ante cualquier comentario que reciban de un profesional o no puedan contrastarlo y ponerlo en el lugar que merezca. Además que hagan una profunda terapia interior para intentar amar cada día un poquito más a sus parejas, esas mamás que necesitan nuestro amor incondicional para desarrollar todo su potencial como madres y que nuestros nenes se beneficien de ello. Todo esto no significa renunciar a las necesidades de uno mismo, sino irlas encajando con las necesidades de la familia y hacer de esa armonización el engranaje perfecto para la buena salud emocional de toda la familia.

 

 

 

5 Experiencias de paternidad con profesionales sanitarios y no sanitarios

Mi nombre es David Lay, soy papá de dos pequeños de 8 y 5 años. Tengo un blog en el que me dedico a explicar, desde mi lado más personal, las aventuras y el día a día con mis hijos. Como crecen, como viven y como afrontan la vida. Más que ayudar yo doy mi opinión y lo que me funciona con los pequeños, a partir de ahí cada uno puede adaptar o copiar las ideas que doy.

 Me encuentras en: www.ypapatambien.com

Facebook: Y papá también  y  Twitter: @ypapatambien

 

1- ¿Cuál o cuáles han sido los profesionales sanitarios o no sanitarios que más seguridad, confianza y apoyo te han brindado a lo largo de tu paternidad? Puedes añadir también porque o como te han ayudado

La verdad es que en este tema tuvimos bastante suerte para los dos peques (en ambos casos han sido las mismas personas en todo momento). Desde el ginecólogo que nos guió durante el embarazo, pasando por todo el personal del hospital donde nacieron mis hijos, como la pediatra que los revisa, han sido todos grandes profesionales que nos han dado muy buenos consejos para el día a día de la crianza.

 

2- ¿Y los qué menos te han ayudado o menos apoyo te han ofrecido durante ese mismo tiempo? Puedes añadir también el porque no te han ayudado

En este caso no hemos tenido gente que nos haya dejado de dar apoyo. Cada uno a su manera nos han brindado consejos (que luego adaptábamos a nuestro estilo), que nos han ayudado bastante.

 

3- ¿Qué consejos o recomendaciones darías a otros padres que puedan experimentar lo mismo que tu?

Lo primero y principal que sigan su instinto, ya que al final es el que les va a hacer más felices y eso conseguirá que su hijo esté feliz. Otro consejo que les daría es que no se cierren a nada, es decir, que escuchen todos los consejos y adapten éstos a su manera y su forma de criar. De todo lo que se recibe se puede llegar a aprender.

 

 

 

5 Experiencias de paternidad con profesionales sanitarios y no sanitarios

Me llamo Eduardo Gómez, soy padre de familia de dos seres maravillosos y de un tercero que nos acompañará desde el próximo Abril aproximadamente.

Me dedico al sector de la educación y formación de animales domésticos y sus correspondientes propietarios, en este caso en el sector de la educación canina.

Intento ayudar sobre aquellos problemas derivados de la falta de adaptación o conductas inadecuadas que pueden presentar en el binomio familiar que representan, desde una perspectiva de vinculación, admiración y respeto

Me encuentras en: Centro Canino Ciudad de Elche

Facebook: Centro Canino Ciudad de Elche  y  Twitter: @CentroCaninoElx

 

1- ¿Cuál o cuáles han sido los profesionales sanitarios o no sanitarios que más seguridad, confianza y apoyo te han brindado a lo largo de tu paternidad? 

Han sido sin duda, el equipo de maternidad del hospital donde fueron nacidos mis pequeños.

Otorgado por mi opinión, en base al apoyo emocional, la estupenda atención, paciencia y gentileza que nos mostraban. Sin que quede en segundo lugar la profesional y compromiso marcado de su trabajo.

 

2- ¿Y los qué menos te han ayudado o menos apoyo te han ofrecido durante ese mismo tiempo? 

No he llegado a encontrarme del todo desamparado, pero quizás, quien me ha transmitido más apatía y desgana, no se si a causa de la rutina de su trabajo. Es el equipo de pediatría familiar que encontramos en hospitales cuando acudimos para lo que nosotros como padres entendemos como urgencia o motivo suficiente para al menos consultar.

 

3- ¿Qué consejos o recomendaciones darías a otros padres que puedan experimentar lo mismo que tu?

Pues, el hecho de preservar la integridad del ámbito familiar como derecho, ya que depositamos nuestra confianza y valor mas preciado en manos de grandes especialistas, que bajo mi percepción, no solo cuidan de la salud de nuestros hijos. Sino, de la tranquilidad y confianza de toda una familia y de todas las demás.

 

 

 

5 Experiencias de paternidad con profesionales sanitarios y no sanitarios

Soy Óscar Ortega, papá de Irene (2013) y de Iker (2016), ex asesor comercial y padre emprendedor de un proyecto familiar dedicado a la crianza respetuosa con la finalidad de conciliar la vida laboral y familiar, a la vez que ayudar a otras familias en su camino de la maternidad y la paternidad, ofreciendo información, asesoramiento, recursos y materiales que a nosotros en su día nos solucionaron o nos solucionan la vida, acercando así a las familias a una crianza consciente.

Me encuentras en: Eco-ranitas

Facebook: Eco-Ranitas  y  Twitter: @EcoRanitas

 

1- ¿Cuál o cuáles han sido los profesionales sanitarios o no sanitarios que más seguridad, confianza y apoyo te han brindado a lo largo de tu paternidad?

En cuanto a personal sanitario, todo el equipo de matronas del hospital donde tuvimos a nuestro segundo hijo, en especial a la que atendió el parto, me ayudaron a tener confianza en que nuestro hijo estaba llegando al mundo de la manera más natural posible.

Por otro lado, como profesionales no sanitarios mi terapeuta, muy comprometido y especializado en la educación y la crianza, es quien me ha ayudado y guiado, principalmente en el trato con mi hija y en la gestión de las tareas como padre, desde la conciencia y el respeto hacia los hijos. También me ha ayudado a vencer mis patrones para evitar repetirlos, y a dejar los miedos para atreverme a dejar un trabajo indefinido para crear un proyecto familiar.

También durante el embarazo de nuestro segundo hijo, la doula de mi mujer me ayudó a superar los problemas derivados de las negligencias médicas en el primer parto, que me llevaron a tener miedo a perder durante el proceso a la madre de mis hijos. También nos ayudó a encontrar un hospital consciente y respetuoso con los partos.

 

2- ¿Y los qué menos te han ayudado o menos apoyo te han ofrecido durante ese mismo tiempo?

Toda la gente que le cuesta entender que un padre quiera estar y pasar el máximo de tiempo posible con sus hijos, así como compartir las tareas materno/paternas.

El personal sanitario del primer parto, ya que no fue para nada respetuoso.

El sistema educativo, ya que nos ha resultado difícil y costoso económicamente encontrar un espacio donde llevar a nuestra hija mayor, que cuadre con nuestra ideología y con nuestra manera de entender la educación.

 

3- ¿Qué consejos o recomendaciones darías a otros padres que puedan experimentar lo mismo que tu?

Que luchen por hacer caso al instinto y no por ser sometidos a los tabús de la sociedad.

 

 

Sin duda como has podido comprobar son 5 experiencias diferentes entre sí, 5 experiencias de paternidad con profesionales sanitarios y no sanitarios en lugares distintos, que nos dejan ver de forma clara varios aspectos importantes que en ocasiones no son tenidos en cuenta que resumo de forma breve:

– El padre necesita ante todo información veraz y actualizada, apoyo y empatía durante todo el proceso por los profesionales que es atendido.

– Es muy importante que el padre deje aflorar su instinto y confie en su capacidad para cuidar y atender a su bebé y a la vez acompañar a su pareja en un camino común que permite un crecimiento personal muy amplio para ambos a la vez.

– Hay profesionales sanitarios y no sanitarios maravillosos que cada día hacen una gran labor desde sus lugares de trabajo e incluso fuera de ellos.

– A día de hoy siguen habiendo profesionales sanitarios que no se actualizan y con ello repercuten de forma negativa en los pacientes que atienden debido a la falta de actualización en la información y en los protocolos que siguen mientras desempeñan su labor sanitaria.

– Es posible trabajar en equipo profesionales sanitarios y no sanitarios siempre y cuando cada uno tenga claras sus competencias y realice su trabajo de forma correcta desde la ética, la moralidad y la sinceridad. Lo cual será beneficioso para la madre principalmente que es la mayor interesada.

Queda mucho trabajo por hacer para que la forma de vivir la paternidad sea la que el padre elige y decide desde la información y la consciencia, que sea acompañado por los profesionales que le atienden desde la empatía y el respeto, sin infantilizar y sin que esto tenga que ser un derecho solicitado, sino que sea lo natural.

Muchas gracias a todos y cada uno de vosotros por vuestra colaboración, ha sido un placer contar hoy con todos vosotros y poder conocer vuestras experiencias y vivencias sobre paternidad y profesionales sanitarios y no sanitarios. Gracias de nuevo por aportar vuestra visión y con ella poder ayudar a otros padres a que no pasen por lo mismo que vosotros o al menos puedan conocer otras opciones y recursos a su alcance.

 

Te invito a visitar sus páginas y conocer más a cada uno de los padres

que está detrás de cada uno de estos maravillosos proyectos.

 

Si tu también quieres aportar tu experiencia puedes hacerlo más abajo

en comentarios y estaré encantada de recibirlos y leerte, un abrazo!!

 

 

 

 

No tengo ni siento espíritu navideño hoy desnudo mi alma

Hoy vengo con un propósito muy claro, desnudar mi alma en torno al título de este post: 

No tengo ni siento espíritu navideño hoy desnudo mi alma

 

No tengo ni siento espiritu navideno hoy desnudo mi alma

La idea original de este post era otra: La primera navidad sin ti no es igual y nunca más lo será…

Pero conforme iba a escribirlo he sentido la necesidad de ir más allá y dejar salir algo que lleva muchos años encerrado dentro de mí y que muy pocas personas saben…

Para que todo tenga sentido empezaré por el principio para contar mi historia:

Jamás he sentido o he vivido el espíritu de la navidad como lo veo en muchas familias cercanas.

Supongo que de pequeña tendría ilusión por la navidad, las vacaciones, las luces de colores, los regalos…

En mi infancia, o al menos desde donde yo recuerdo con nítidez y claridad, la navidad para mi ha estado teñida por la tristeza y el tabú de la muerte. Es un hecho que me ha acompañado y me ha marcado para siempre y hoy tomo consciencia de ello y reconozco que es así, tras analizar mi propia historia, lo que ha supuesto para mi durante todo este tiempo, mi relación con la navidad y con estas fechas.

Si me preguntas por la navidad a mi mente no viene la típica estampa navideña, sino una imagen sombría de una casa antigua y caras tristes, un recuerdo muy claro que puedo volver a revivir y sentir sin cerrar los ojos, un momento crítico en el que mi bisabuela se debatía entre la vida y la muerte.

En aquellos momentos habían algunos familiares que querían seguir como si nada pasara, pero si pasaba y el ambiente no era de alegría sino que era triste y sombrío…

La vida de la matriarca se apagaba poco a poco, durante aquellos días que el resto del mundo festejaba con alegría y con ella se acabaría una parte de la familia, se romperían muchos lazos como ocurre en numerosas familias cuando mueren los padres…

Los días previos a nochebuena, el día de navidad y los días siguientes las idas y venidas al hospital sin mejorías, las caras tristes eran cada vez más evidentes y aunque era pequeña me percataba de que no iba bien la cosa, pero me mantenía al margen porque tampoco sabía cómo gestionar todo aquello que yo percibía.

El día 29 de diciembre mi bisabuela fallecía coincidiendo con el cumpleaños de su hijo pequeño, es decir, mi abuelo con lo cual no hubo ánimos ni ganas de celebraciones en los días siguientes…

Por aquel entonces, todavía no habían tanatorios y se velaba a la persona que fallecía en su casa antes de ser enterrada o incinerada según fuera la decisión de la persona difunta.

Yo no fuí al hospital a ver a mi bisabuela ya que no me dejaban entrar por la edad y el horario de visitas para niños era restringido, además la planta en la que estaba tampoco era el mejor lugar para que una niña estuviera allí. Por ello, sentía una gran necesidad de darle un beso, decirle un último adiós ya que no la vería más…

A pesar de las advertencias de mi madre de que no estaba como yo la recordaba y preguntarme varias veces si estaba segura de ello, le dije que sí con firmeza y rotundidad. Quería darle un último beso y despedirme, algo que me dejó un poco en estado de shock porque evidentemente mi bisabuela no estaba como yo esperaba y la imagen que vi me impactó mucho durante bastante tiempo. Nada más verla en el ataúd toda de negro, como ella solía vestir de luto riguroso, desde que se quedara viuda de su marido años atrás. Por tanto, siempre la he conocido de negro, con el pelo blanco y su moño siempre perfecto, pero aquella mujer parecía otra, no parecía mi yaya… La besé, sentí su frío cuerpo y por un lado me quedé tranquila al poder despedirme de ella, aunque las noches siguientes veía su imagen cada vez que cerraba los ojos y durante mucho tiempo cuando iba a su casa pasaba corriendo por aquella habitación, sentía miedo no sé a qué pero era pánico pasar sola por allí…

La vida siguió y con ella un gran silencio y un gran tabú sobre la muerte, sobre las emociones y las sensaciones vividas allí aquellos días…

Recuerdo estar a los pocos días de nuevo en su casa, mientras mi madre y mi abuela arreglaban su habitación y yo salí un rato a jugar a la calle y una vecina de mi bisabuela vino cabreada a decirme que no tenía vergüenza estando de luto y yo allí jugando…

No lo entendí, en aquel momento, si es cierto que no se encendía apenas la tele, que había mucho silencio y la tensión se cortaba con un cuchillo. Pero yo no tenía capacidad en ese momento para entender la magnitud de lo ocurrido y las tradiciones del luto en un pueblo pequeño, era mi primer contacto de cerca con la muerte y habían muchas preguntas sin contestar, muchas incógnitas por resolver…

En casa, desde ese momento las navidades nunca fueron igual, de hecho no recuerdo las navidades anteriores, ni las siguientes, me doy cuenta ahora que tengo lagunas en ese sentido y no se si algún día recobraré esos momentos olvidados de algún modo…

Han pasado muchos años desde ese momento y sé que hay gente que no lo entiende y que no lo va a entender, tampoco lo hago para que lo entiendan.

No tengo ni siento espíritu navideño y cada año me cuesta más…

Pensaba que cuando tuviera un hijo lo viviría de otra forma y lo haría por él, que es lo que suele pasar y lo que se suele hacer normalmente. Pero cuando llegó el momento nada cambió…

Si es cierto que algún año cuando mi peque tenía unos 3 años hicimos alguna manualidad para poner algún adorno en casa y el año pasado compramos nuestro primer árbol de navidad con bolas de colores y ver su cara de felicidad al montarlo fue un momento muy bonito pero no cambió mucho la situación o al menos no cambió mi forma de sentirlo y vivirlo.

Pero este año no tengo ganas, no lo siento, no me apetece, no quiero celebrar la navidad

Hoy justo hace 6 meses que falleció mi abuela, que era y sigue siendo una de las personas más importante en mi vida y en mi existencia y a pesar de tener muy presente su recuerdo no me apetece nada adornar la casa, no tengo espíritu navideño y no puedo hacer algo que no siento…

Además estoy muy dolida conmigo misma, a mi mente viene la navidad pasada en la que no pasé con ella la nochevieja por estar con otros familiares que sí se podían desplazar, no como ella que no podía andar, como en años anteriores si habíamos hecho y además tuve una corazonada a la cual no hice caso y fue que esa sería la última navidad que pasaríamos con ella y me arrepentí y me arrepiento de no haberla pasado a su lado porque además el resultado no fue el esperado y me dolió mucho estar separada de mi familia, la que cuento con los dedos de una mano, pero que nunca me falla y a la cual esa noche yo si les fallé… Me quiero quedar con otros muchos momentos que hemos vivido juntas y en los que ha sido muy feliz y yo de verla, pero una vez más con la espina de la navidad…

Sé que a mi alrededor hay personas que no lo entienden y no lo van a entender nunca y lo respeto al igual que pido respeto para mí.

Para ellos la vida sigue, claro que sigue, pero para mí no es sólo una fecha en el calendario, no es sólo una celebración, precisamente es ver, sentir y tomar consciencia entre lágrimas, escribiendo, reviviendo y recordando una parte de todos estos años vividos, que tengo una herida emocional que lleva años y años abierta y nunca he sido capaz de ponerle nombre como lo hago hoy. Nunca he reconocido el motivo de mi negación ante celebrar la navidad, creo que las circunstancias y lo vivido era mucho más fuerte que yo y no era capaz de verlo, de llamar a las cosas por su nombre y de reconocer que tengo que sanar esas emociones y esa parte de mi pasado con las que llevo luchando más de 25 años y que afectan a mi presente. Son muchos años de tristeza interna, de ponerme una máscara y seguir como si nada para encajar socialmente, son muchos recuerdos grabados a fuego que han marcado mi vida, la relación con mi familia, la visión o la percepción de situaciones que para mi son normales porque es lo que he vivido y que sin duda necesitarán de otros tantos para ir sanando…

Hoy desnudo mi alma a través de estas líneas que muestran parte del camino que he recorrido yo, el camino que ha marcado la muerte en mi vida, las fechas señaladas, la huella que ha dejado en mi, la herida que hoy soy capaz de ver y de asumir y reconocer que está ahí…

Podría cambiarlo todo fingiendo y hacerlo de otra forma engañándome a mi misma, pero no me sale, no lo siento y no es así como lo quiero hacer, prefiero ir de cara, ser sincera, enfrentarme a mi misma y sanar mis heridas desde dentro.

Creo que esto es el principio de un cambio necesario dentro de mi, pero sin duda estas fechas son fechas muy señaladas que viviré de la mejor forma posible honrando y recordando a quienes no están y especialmente a mi abuela que era como mi madre, para mi era mi mami, con ella se ha ido un pilar muy grande de mi vida, una gran amiga y confidente, una compañera de viaje maravillosa y sin duda un ser excepcional de la cabeza a los pies…

Tengo una satisfacción por lo menos dentro de lo cabe y es que a mi hijo le he hablado, ha vivido y ha presenciado por circunstancias de la vida que la muerte es parte del proceso normal de la vida. A día de hoy sabe que el duelo es la forma de sanar las heridas del corazón y que hay que exteriorizar y nombrar las emociones cuando se sienten para que no nos dañen por dentro. Sabe ser empático si me ve triste o si me ve llorando, sabe que hablar de quienes ya no están nos ayuda a transitar el duelo y es muy beneficioso, hemos hecho rituales juntos y sabe lo que son y para qué sirven, al igual que sabe que tiene que preguntar todo lo que sea necesario para solventar las dudas y evitar que le pase como me pasó a mi y conseguir que tenga una salud emocional buena ante la muerte que no sea un tabú o al menos tenga información, recursos y sepa como poder actuar en cada momento sin quedarse paralizado…

Ahora tengo que sanar mi herida y aprender y descubrir lo que es el espíritu de la navidad para poder enseñárselo y transmitírselo a él, no será de un día para otro, pero lo conseguiré al igual que he conseguido otros retos personales y he sanado otros duelos con cariño, paciencia y amor…

Me despido así de este año y nos vemos a la vuelta, el año que viene cuando las celebraciones hayan finalizado y las aguas vuelvan a su cauce…

 

 

 

Entrevista a Norma Grau creadora del Proyecto Stillbirth Bebés que nunca pudieron ser fotogafíados

Hoy conocemos más de cerca a Norma Grau y su maravilloso Proyecto Stillbirth Bebés que nunca pudieron ser fotografiados.

Entrevista a Norma Grau creadora del proyecto Stillbirth

 

Hola Norma, primero quiero darte las gracias por tu tiempo y por dedicarnos este espacio para tener la oportunidad de conocerte un poco más y además dar a conocer la maravillosa labor que llevas a cabo en tu proyecto Stillbirth bebés que nunca pudieron ser fotografiados y la gran ayuda que reciben los padres con él.

Entrevista a Norma Grau creadora del proyecto Stillbirth

 

Norma cuéntanos un poco sobre ti, quién eres para quien no te conozca todavía:

Soy Norma Grau, fotógrafa profesional y licenciada en psicología. Desde 2010 acompaño a familias en duelo por la muerte de su bebé.

 

Stillbirth es un proyecto fotográfico dedicado a los bebés que nunca pudieron ser fotografiados (y a sus familias) y en el siguiente video podemos ver como nace el proyecto de la mano de Norma Grau y qué es el proyecto en sí y que podemos conseguir con él:

 

 ¿Qué sientes Norma cuando tratas con las familias, qué ves en ellos, qué te transmiten?

Las familias contactan conmigo cuando se sienten preparadas, eso implica que han iniciado su duelo y que se encuentran en un momento de su proceso en el que estas fotos van a ayudarles a avanzar.

Es por eso que de forma general, las familias a las que fotografío se sienten aliviadas al participar, porque están cumpliendo con algo que tenían pendiente. Le están dando a su hijo un reconocimiento palpable, están creando recuerdos nuevos con y para él y eso les reconforta.

Por lo general, las familias manifiestan alivio, y aunque hay una gran mezcla de sentimientos, muchos dicen sentirse en paz después de hacer estas fotos.

Estos son algunos de los testimonios de las familias tras las sesiones fotográficas que Norma comparte con nosotros:

 

¿Norma notas más visibilidad al hablar de la muerte gestacional y perinatal en los padres? Y en los profesionales?

Los padres que acuden a mi ya suelen estar en un momento de su duelo en el que hablan de sus hijos con normalidad, les reivindican y les hacen manifiestos ante otros.

No es que por hacerse las fotos pasen a hablar más de sus hijos pero si que, según ellos mismos me comentan, les resulta más fácil hacer entender a otros esa necesidad: pueden mostrarles una imagen de sus hijos, tenerlas en casa, incluirlas en los retratos de familia, compartirla en redes sociales… Y eso si contribuye a una mayor visibilidad.

Pero el trabajo ya lo traen hecho, si no, no desearían participar en el proyecto.

 

¿Norma notas más visibilidad al hablar de la muerte gestacional y perinatal en los profesionales?

Entre profesionales, es muy necesario crear redes, para trabajar todos a una y unir esfuerzos.

Hay muchos y muy buenos profesionales dedicados al duelo gestacional y neonatal, pero la mayoría estamos trabajando en solitario, o poco conectados con el resto. Debemos aprovechar las redes sociales para unirnos y compartir logros y esfuerzos.

El camino a recorrer es todavía muy largo…

 

¿Qué te gustaría conseguir con tu proyecto?

Este proyecto empezó por y para las familias. Se trataba de realizar retratos de familia que incluyesen a los bebés fallecidos de forma simbólica. Nunca pensé que esos retratos individuales formarían un proyecto, actualmente con mas de 100 imágenes, 100 bebés representados.

Si estas imágenes han ayudado de alguna forma a estas 100 familias en su duelo, es más que una satisfacción haber formado parte de ello.

Si además han contribuido a visibilizar la muerte y el duelo gestacional y neonatal entre las personas cercanas a estas familias, y aún más, entre personas sin ninguna relación con esta realidad, que se encuentran con las fotos sin buscarlas, y eso les permite conocer que estas muertes existen y que dejan papás huérfanos…

Es muchísimo más de lo que podía haber esperado cuando empecé a fotografiar familias en duelo…

 

Quiero añadir Norma que hay un Libro solidario disponible para recaudar fondos para el proyecto Stillbirth, que retrata a familias que han vivido la muerte de su bebé. Me parece una forma muy bonita de colaborar con el proyecto de forma sencilla y desde casa, añado el enlace por si puede ser de interés para quien nos lee:

Libro solidario Stillbirth

Libro solidario Stillbirth

 

¿Cómo pueden ponerse en contacto contigo?

Tanto familias como entidades me pueden localizar a través de la web del proyecto: Proyecto Stillbirth

E-mail: stillbirth@normagrau.com

En facebook: @reportajeStillbirth

Proyecto Stillbirth Bebés que nunca pudieron ser fotografiados

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

This site is protected by WP-CopyRightPro
Registrado en Safe Creative Registrado en Safe Creative